miércoles, 18 de mayo de 2011

Recién editada en DVD

EL HOMBRE DE MIMBRE (1973)

Generalmente cuando otros blogeros me hablan de cineastas de culto y de películas de culto salgo en estampido huyendo más raudo que una liebre en un bosque ardiendo porque generalmente me encuentro con una obra verdaderamente atroz. Este no es el caso. Regia Films lo acaba de editar como Dios manda con la versión oficial exhibida en cines... extranjeros por supuesto, y el montaje del director donde se recuperan secuencias que la voraz tijera del censor (en España sólo se habla de la censura ideológico moral del franquismo pero nunca la que está ejerciendo la propia industria... estamos en una democracia de pega no lo olvidemos).
El metraje perdido y recuperado nos ayuda a comprender mejor el argumento de tan macabra historia, así como el subtitulado de las canciones, ausente en otras ediciones más planas, porque ya sabemos que la enseñanza del idioma de Shakespeare en España es y ha sido siempre de juzgado de guardia. Los españoles nos estamos quedando rezagados del resto del mundo por nuestra patosidad lingüistica pero a lo que íbamos.
El hombre de mimbre es siempre una película a recuperar, no el remake con Nicholas Cage que es insulso, sino la versión original de Robin Hardy, un cineasta desconocido que sólo ha dirigido tres películas que yo sepa. Esta que fue su debut, la ignota The Fantasist (1986) y The Wicker Treee (2010), de nuevo con Christopher Lee, en la linea del título que nos ocupa.

Britt Ekland y Lindsay Kemp

La trama es al principio una investigación policial rutinaria por parte de un policía de ideas muy religiosas, que en el metraje amputado y después recuperado nos los muestra como un ser devoto y virginal. Su periplo le lleva a una isla extraña que pertenece a la corona británica que, por misteriosas razones, vive ajena al cristianismo y que ha desarrollado una fe apoyada en el hedonismo y el naturismo que provoca un profundo estupor al agente de policía. La trama presentará bastantes sorpresas.
La película está apoyada en buenos intérpretes, el gran Christopher Lee compone uno de sus personajes más inquietantes. Además tenemos al prestigioso Lindsay Kemp, una eminencia del teatro inglés, y a Britt Ekland cuya escena en que baila desnuda para provocar al policía inglés es toda una antología de sensualidad. Ingrid Pitt y Diane Cilento componen dos personajes asimismo inquietantes y Edward Woodward está perfecto en el papel de desconcertado agente de la ley del Imperio Británico.

Britt Ekland, arriba y debajo


Es una lástima que Robin Hardy haya tenido una filmografía tan escasa, tal vez ese Hombre de mimbre no reventara taquillas porque es demasiado insólita para ciertos paladares. Pero es un buen creador de ambientes como esa comunidad inglesa tan heterodoxa, lasciva y malsana que canta a plena luz o en las tabernas canciones de marcado contenido sexual que en la actualidad, tan puritana, aún resulta mucho mas insólita.
La corrección narrativa típicamente británica se impone. Un rodaje pulcro, bien planificado que nunca cae en lo vulgar como es habitual en el cine de gran contenido sexual.


Christopher Lee

Christopher Lee presenta una caracterización insólita con esa peluca de galán aristocrático y sus vestidos de mujer participando en aquelarres paganos. Para mí es un actor que ha sabido sobrevivir al paso del tiempo de una forma ejemplar. Todo un icono del género fantástico aunque con buen criterio haya detestado repetirse en producciones clónicas que nada aportan ni al género ni a la historia del cine.
La cantidad de personajes que ha creado es asombroso así como su supervivencia en una edad muy avanzada sin crear esa imagen patética de su fallecido amigo Boris Karloff en su senectud. Lee sabe llevar el paso de los años con total dignidad. En El hombre de mimbre llega a cantar incluso, nos muestra esa poderosa voz que la madre naturaleza le otorgó.
Un título inquietante que el tiempo ha convertido en clásico y que Regia ha rescatado en doble versión, la original muy cuidada, y el montaje del director con algunas deficiencias ajenas a su voluntad pero que nos ayuda a comprender mejor ese extraño universo en que se desarrolla la acción.
Cuando Christopher Lee estuvo presente en la edición del Festival de Cine Fantástico de 1986, el penúltimo al que acudí, le pregunté cual era su película favorita. Su contestación fue The Wicker Man.

Ingrid Pitt

El hombre de mimbre (The Wicker Man, 1973) Director: Robin Hardy / Productor: Peter Snell para British Lion / Guión: Anthony Shaffer, según la novela Ritual de David Pinner, sin acreditar / Fotografía: Harry Waxman / Música: Paul Giovanni / Montaje: Eric Boyd-Perkins / Intérpretes: Edward Woodward (Sgto. Neil Howie), Christopher Lee (Lord Summerisle), Britt Ekland (Willow MacGreagor), Diane Cilento (Srta. Rose), Ingrid Pitt (bibliotecaria), Lindsay Kemp (Alder MacGreagor), Russell Waters, Aubrey Morris, Irene Sunters, Walter Carr, Ian Campbell… / Nacionalidad y año: Reino Unido, 1973 / Duración y datos técnicos: 100/88 min. color 1.85:1.

1 comentario:

Arrebato Demencial dijo...

Personalmente me gustó mucho, es una joya de película, guapísima Britt Ekland, Ingrid Pitt (escena de la bañera) todo un icono para la Hammer, chocante el pelucón de Lee, una historia divertida, curiosa e interesante. Nada que ver con el remake protagonizado por nicolas cage, una autentica aberración.

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...