lunes, 4 de junio de 2007

Enriqueta Martí

ENRIQUETA MARTI

Se llama Hematodixia a los vampiros reales, los que están vivos y no pertenecen a las antiguas leyendas. Son gentes que en apariencia es muy normal pero que necesitan sangre para poder vivir (la palabra hemato proviene del latín y quiere decir sangre). En tratados de vampirismo se les llama así, pero en realidad esconde una anemia perniciosa, falta de Vitamina B12 que es debido a carencias en la sangre y por ello los glóbulos rojos no maduran correctamente.

A medida que la enfermedad progresa se producen cambios en la columna vertebral, con gran debilidad, entumecimiento de las piernas, dificultad para respirar, diarreas, vómitos, pérdida de peso, palidez en las mejillas y otros síntomas parecidos a los no muertos de las antiguas leyendas.

Fue a partir de 1926 que se descubrió el remedio a esta enfermedad con el suministro de la vitamina B12 y ácidos fólicos, muy concentrados, y que se encuentran en el hígado de algunos animales.

Pero hasta que no fue descubierta y correctamente analizada esta patología, la imaginación popular provocó que quien la padeciera era adjetivada como vampira a la que enseguida le endosaron cualidades mágicas.

Un caso que heló la sangre de la opinión pública fue en Barcelona, en marzo de 1912, cuando se arrestó a Enriqueta Martí, mendiga de día y dama de alto copete por la noche.

Vendía pócimas, ungüentos y demás zarandajas a los chicos y chicas de la ciudad condal. Era famosa porque la llamaron bruja. En esta fecha la policía consiguió rescatar a una jovencita llamada Angelita de las zarpas de esta truculenta señora. Un caso que provocó numerosos escalofríos en la época aunque un par de décadas después realidades más duras como la guerra civil provocaron que cayera en el olvido.

Según las crónicas policiales, Enriqueta pretendió que Angelita comiera carne cruda de otro muchacho que había raptado y asesinado ayudada de varios sicarios.

Engañaban a los niños prometiéndoles golosinas y después los asesinaban, les bebían su sangre y devoraban su carne.

Cuando fue detenida la acusaron de seis muertos, aunque se cree que fueron 22.

Ella misma se autoinculpó durante el juicio y fue ejecutada por orden judicial. Otras fuentes aseguran que fueron las propias reclusas quienes le dieron muerte horrorizadas por sus crímenes.

Sin embargo la “vampira de Barcelona” provocó el horror durante dos décadas, las madres contaban su historia para asustar a sus hijos y enseñarles que jamás deben confiar en personas desconocidas.

Pero la historia convulsa de España en aquellos tiempos que desembocó en una tragedia multitudinaria como fue la Guerra Civil, repleta de crímenes horribles, provocó que Enriqueta pasara de ser un monstruo a un personaje cotidiano porque su crueldad fue superada por la realidad de la calle.

Algunos malintencionados consideran ciertas ideologías políticas o cierta forma de religión (Karl Marx consideraba a la religión como a un vampiro que obnubila la mente del pueblo) como vampirismo intelectual, pero según mi criterio mejor sería definirlas como aborregamiento que es harina de otro costal y que no procede tratar aquí.

  1. Pierrot, Los diarios de Enriqueta Martí Morales i Torres Editores S.L. 2006

4 comentarios:

Pere Joan Barceló dijo...

"ENRIQUETA MARTI,
LA VAMPIRA DE BARCELONA”


Corría el año 1912 cuando en un tren procedente de Barcelona llegó a la estación de Atocha en Madrid, con un siniestro cajón que contenía un cargamento macabro. En su interior se encontraba el torso de un hombre decapitado y las extremidades trinchadas, correspondían a un hombre llamado Pablo Casado. Era la víctima de un vampiro. Sin embargo eso no fue nada comparado con lo que se descubrió después, este mismo año en Barcelona.

Durante la primera década se produjo en Barcelona el caso más celebre de vampirismo hispánico y duró hasta el año1912, fecha en que fue descubierta la existencia real de una auténtica vampírica que vivía entre la población. Era una mujer "saginera" (sacamantecas) llamada Enriqueta Martí Ripollés, vecina de la calle Ponent 29 (hoy Joaquim Costa) de la ciudad condal. Su especialidad era rebanar a los niños para sacarles las sangres y dárselo de beber a los tísicos ricos que con ella se curaban. Además también comercializaba con el "greix" (grasas) y el tuétano de los huesos de las criaturas. ¿Cómo fue su siniestra y sangrienta historia vampírica?

"LA VAMPIRA EN ACCIÓN"

Barcelona, 10 de Febrero de 1912. Son las seis de la tarde. La niña de cinco años Teresita Martí, hija de obreros, esta jugando en la calle de Sant Vicens, junto a la popular sala de baile La Paloma, cerca de su madre, la cual se encuentra distraídamente hablando con las vecinas. De repente "alguien" aparece y le hecha encima un trapo a la cabeza de la niña y se la lleva corriendo, quizás metido dentro de un saco. Teresita desaparece, la ha raptado una mujer adulta, mal vestida, que se esfuma sin dejar rastro. Se trata de Enriqueta Martí, de 40 años de edad y vampira "saginera" (sacamantecas), pero en aquel momento todavía nadie sabe la cruel realidad, cuyo horror iba a alcanzar puntos culminantes.

Pasan los días y la niña Teresita no aparece. Entonces es nombrada una brigada especial de policía al mando del cabo Juan Rebot, con la colaboración de los municipales al mando de Cruz Mendiola. Estos investigan más de 500 niños, confrontando las descripciones con sus retratos, pero nada se consigue. Nadie ha visto ni sabe nada.

"APARICION DE LA SECUESTRADA"

Pasan diecisiete días más, hasta que el 24 de Febrero del mismo año súbitamente aparece la cabeza de una niña desconocida por una pequeña ventana de un viejo piso del número 29 de la calle Ponent. La niña grita pidiendo ayuda y una vecina, Claudina Elías lo ve extrañada, porque ella conoce a la inquilina de la casa y sabe que es una mujer extraña que no tiene hijos y vive con una anciano de 80 años que es su padre, pero curiosamente el viejo también hace algún tiempo que nos se le ve.

A partir de este momento la vecina Claudina presta mucha atención y aquella noche y al siguiente día oye llorar a una niña. Hasta tres días más tarde, el martes 27, la vecina no logra toparse con Enriqueta Martí y le pregunta directamente por la niña, pero esta niega con rotundidad la existencia de la niña. Crece la sospechas y Claudina Elías se lo cuenta a un amigo suyo llamado Josep Asens que es guardia municipal. Mientras tanto en el vecindario nadie conoce verdaderamente quién es esta mujer.

"EXTRAÑA MUJER"

Ella es Enriqueta Marti, pero el vecindario no lo sabe porque aún no la conocen. Mujer de vida extraña con muy pocas amistades o quizás ninguna, porque nadie viene a visitarla, no recibe a nadie. Los más enigmático de ella es su comportamiento. Durante el día la mujer sale a la calle muy mal vestida, con ropa sucia y rota, como una auténtica harapienta y al parecer vive de las limosnas y va buscar comida a la Casa de Caridad.

Sin embargo durante la noche es totalmente diferente, se transforma completamente. Al caer la noche la viene a buscar un lujoso carruaje "berlina" con conductor y entonces la mujer sale a la calle totalmente transformada, vestida con ropas lujosas e incluso trajes de persona rica y perfumada con los aromas más selectos y parte con destino desconocido. ¿Adónde va? ¿Con quien se encuentra? ¿Quién financia estos lujos?. ¿Mendiga de día, cortesana de noche?

"SALVAMENTO DE LA VÍCTIMA"

Mientras el vecindario se preguntan quien será esta mujer, el guardia Asens se las ingenia para entrar en el piso de Enriqueta Marti. Sospecha de la mujer al ver que todas las ventanas y postigos del piso estaban siempre herméticamente cerradas. Se presenta con la excusa de llevar a cabo una inspección municipal sobre el cumplimiento de la normativa de sanidad, vigilar que en el piso la mujer no se críen gallinas. Llama a la puerta y consiguió entrar. Enriqueta Martí le muestra todas las estancias menos una, es una habitación cerrada a cal y canto. Finalmente el guardia consigue entrar y atónito descubre a la pequeña víctima. Es Teresita Guitart que está aterrorizada. Sin embargo en la habitación hay otra niña, más tranquila y desconocida, que Enriqueta dice que es su hija y se llama Angelina, pero, ¿lo es verdaderamente?.

Josep Asens toca el silbato y de súbito aparecen otros guardias municipales al mando del brigada Ripoll que están rodeando la casa por la azotea. Proceden a detener a Enriqueta Martí y a esta le da un síncope a consecuencia del cual se desmaya de golpe. Registran la casa pero no hay nadie más que las dos niñas y la vampira. ¿Dónde esta el anciano que vivía con ella?.

"DECLARACIÓN DE LA NIÑA"

La niña Teresita secuestra y futura víctima de la vampira se encuentra en un estado depauperado y lamentable. Le habían quitado sus ropas, vestía solo un trapo harapiento sucio y roto. Tenía el pelo totalmente al cero. La mujer argumenta que la niña también es su hija, por su parte la niña que se siente absolutamente influenciada y atemorizada por Enriqueta Martí, primero así lo afirma y dice llamarse Felicitat, luego acaba confesando: ¡No es verdad! ¡Me llamo Teresita¡ ¡Quiero ir con mí madre!

Llevan a la niña Teresita al cuartelillo de la calle Sepúlveda y la examinan en el anexo Dispensario Municipal. Enseguida se persona el alcalde de la ciudad Sr.Sostres que les regala una muñeca y los padres de la niña, cuya madre al conocer la noticia estando en las Ramblas le da un síncope. La niña declara que la mujer solo le daba de comer patatas guisadas y le pegaba mucho, pellizcándola, dejándola a oscuras encerrada en la habitación en compañía de la otra niña, con la que jugaba, vigilando siempre que Teresita no se aproximara a las ventanas, que estaban cerradas, o saliera nunca al balcón. Hasta que un día, por descuido, la secuestradora olvido cerrar con llave la habitación y la niña consigue salir y pedir auxilio. El resto ya lo conocemos.

Mientras tanto el pueblo esta indignado contra la vampírica. La guardia municipal, al mando de su comandante Cruz Mendiola, armada tiene que intervenir con dureza contra la población sulfurada, para evitar que la muchedumbre que se ha concentrado en torno al cuartelillo, linchen a la mujer vampira Enriqueta Martí, por ello es rápidamente trasladada a los calabozos del juzgado barcelonés.

"INQUIETANTES DESCUBRIMIENTOS "

En las indagaciones efectuadas en el piso se descubre el auténtico horror lleno de morbosidad. El piso tiene varias habitaciones en donde son depositados los niños que ella rapta. Al abrir un armario son encontrados ropas de niños manchas de sangre, en otra estancia ropas de cama ensangrentadas y finalmente el cuchillo degollador totalmente ensangrentado.

En otro orden de cosas aparece "algo" totalmente impensable explicable. Se encuentran en el piso fantásticos trajes de mujer absolutamente lujosos, alhajas valiosas y muebles de sofisticado estilo decorativo, todo ello mezclado con piezas y elementos propios del un inframundo miserable. Además también encuentran escrituras de pisos y fincas de su propiedad, repartidos por diversos lugares de Barcelona, entre ellos poseía una casa "torre" de alta sociedad situada en los alrededores de la calle Montserrat Casanovas, en la zona de la Font d'en Fargas, ubicada en el barrio de Horta. Este hecho es absolutamente impensable en una mujer mendiga que vive de la caridad y va a comer rancho diariamente a la casa de la caridad.

Conjuntamente con todo este material, también aparecen documentos verdaderamente enigmáticos cuyos mensajes son cifrados, consistente en correspondencia secreta sobre unos hechos extraños y desconocidos. Las contraseñas son herméticas y marcados con iniciales desconocidas. Sin embargo Enriqueta Martí pasaba por analfabeta que supuestamente no sabía leer ni escribir. ¿Quién escribía estos mensajes? ¿Qué escondía la vida secreta de la vampira Enriqueta Martí?

Entonces se supo que Enriqueta Martí había estado viviendo en 1908 en la calle Tallers,
con otra mujer, en donde recibía a gente sospechosa y desapareció del lugar. Mas tarde apareció en el otro extremo de la ciudad, en la calle Minerva, en cuyo casa continuo tratando con la misma gente sospechosa. Entonces se descubre que Enriqueta ya había estado procesada varias veces por corrupción de menores y robo de joyas (fue absuelta). La mujer no obstante vivía de la caridad y se demostró que era una profesional de la mendicidad, sin embargo ella poseía varias fincas de gran valor en la localidad de San Feliu de Llobregat. ¿Cómo las consiguió? ¿Por qué tenía una doble vida?

La existencia de esta doble vida intriga tanto a la justicia, que localiza a la modista que confeccionó los lujosos trajes de Enriqueta durante el mes de Agosto de 1911. La sastra reconoce que son las telas más lujosas que ha visto nunca, sin embargo según la propia Enriqueta Martí le confeso a ella: "Estas telas, aún no son lo bastante lujosas para lucirlas en los salones en donde yo voy". La verdad es que los trajes son localizados en su piso, así como alhajas y también muebles lujosos, pero, ¿de donde habían salido? ¿En que mansiones y ambientes los lucía Enriqueta? ¿Estaba relacionada con la alta sociedad barcelonesa?.

Durante el registro del viejo piso de la calle Ponent se encuentran documentos sorprendentes; son partidas de bautismos y certificados de defunción listos para ser utilizados. Este hecho demostraba que ciertamente Enriqueta Martí trabajaba con varios cómplices. Otras pruebas encontradas indicaban que la mujer tenía amigos muy poderosos en la ciudad, miembros de la nobleza y la alta sociedad catalana, cosa que hizo que este caso criminal desagradable se convirtiera además en muy peligroso para los que lo manejaban. Entonces había que silenciar el asunto. ¿Cómo lo harían?

"EXTRAÑO ROBO"

La respuesta se produce día 8 de Marzo, hacia las dos de la madrugada, cuando ante la presencia constante de la policía que efectuaba día y noche la vigilancia especial del edificio, "alguien" interesado por los asuntos secretos de Enriqueta Marti entra en el piso sellado por el juzgado y roba unos objetos voluminosos muy determinados de la casa, los cuales podían constituir pruebas fehacientes. ¿Cuáles?. Los ladrones se llevan la colección entera de los vestidos lujosos de Enriqueta Martí, los mismos que utilizaba para asistir a las reuniones de sus amigos de la alta sociedad.

Sorprendentemente también roban un enorme colchón que aparentemente no constituye ninguna prueba de los crímenes cometidos. Sin embargo a nadie se le había ocurrido antes examinarlo a fondo y en su interior estaba ocultaba el listado con nombres de clientes, lugares, fechas y tarifa de precios pagados por los trabajos efectuados por la vampira Enriqueta Martí con las transacciones de material humano.

"DESCUBRIMIENTOS ESCABROSOS"

La indignación del juzgado es inmensa y ello motiva que se efectúe una nueva y esta vez profunda inspección del piso. Como resultado de la misma tiene lugar un importantísimo y escabroso descubrimiento. Excavando en una disimulada hoquedad de la pared se encuentran un saco de lona perfectamente escondido. Esta repleto de trapos ensangrentados y contiene una treintena de huesos humanos correspondiente a niños entre siete y ocho años de edad.

En ese momento se produce la misteriosa muerte de Enriqueta Martí en la cárcel de mujeres de la calle Amalia (hoy desaparecida) y después de su desaparición siguen descubriéndose nuevos restos de huesos humanos infantiles en los antiguos pisos y casas de la vampira. Se practico un detenido reconocimiento en el pozo del patio de la Casa Blava (casa azul), propiedad del Pablo Martí, padre de Enriqueta, en donde fueron enterrados niños.

En un escondrijo del piso de la calle Tallers, en donde Enriqueta vivió junto a la joven Amelia Boya y a quien la primera explotaba sexualmente a la segunda, fue encontrado un auténtico osario humano. La propia Amelia es localizada por la policía y esta confiesa que en esta casa vio cometerse verdaderos infanticidios. Un segundo hallazgo en la misma casa descubrió dos cabelleras rubias, pretendidamente pertenecientes a dos tiernas niñas hacia tiempo desaparecidas.

Mas tarde en el antiguo piso de Enriqueta en la calle Jocs Florals número 155 se produjo un tercer hallazgo y más macabro de todos. Tras practicar un boquete en la pared de una tapia del patio de la casa, que era colindante con un convento, apareció el espeluznante cráneo de un niño de unos tres años de edad, que tenia todavía algunos cabellos adheridos a la piel, también había un femur y hasta uno de los zapatitos del niño. También se descubrió tres mitades cráneos, más restos óseos y algunos trozos de ropa de sus trajes. En total correspondía a cuatro niños, de tres, seis y ocho años de edad. , incluso un cuarto niño sin edad determinada.

"LA MUERTE DE PEPITO"

Por aquellas fechas la niña Angelina, una vez desaparecida la vampira Enriqueta, perdió el miedo y empezó a hablar. Dijo : "A Pepito lo mato mamá en la mesa del comedor", refiriéndose a Enriqueta que hacia pasarse por su madre. La policía escucho y registró los locales de los amigos de la vampira. En casa del trapero Vila, amigo y cliente de Enriqueta, se encontró la mandíbula y el cráneo del niño Pepito desaparecido. ¡Todo era verdad!

Angelina también dijo haber visto muerto en casa Enriqueta a otro niño llamado Juanito. Las confesiones y los reiterados hallazgos de restos humanos infantiles en casas, locales, patios, paredes e incluso pozos en plena calle, fueron incrementado la lista de espantosos crímenes supuestamente cometidos por Enriqueta Martí y así fue como poco tiempo después pudo confeccionarse la lista oficial de víctimas de esta maquiavélica mujer, confirmando que la vampira existía.

"CONSECUENCIAS"

El caso de Enriqueta Martí activo el interés de la autoridades por conocer la existencia secreta de este tipo de vampirismo en la sociedad moderna y tras exhaustivas indagaciones por aquel tiempo empezaron a descubrirse cuerpos infantiles y huesos de niños enterrados, escondidos en varios lugares de la ciudad. En la calle Picalqués se efectuaron excavaciones en las que fueron encontrados un buen número de restos de niños martirizados y sacrificados. Supuestamente eran víctimas de Enriqueta Martí o quizás se trataban de víctimas de otros vampiros "saginers" (sacamentas) desconocidos, que actuaban secretamente por la zona urbana y limítrofes de Barcelona.

Los niños asesinados para sacarles su sangre y las grasas pudieron ser decenas o quizás centenares, nunca se supo en realidad cuantos fueron las víctimas, aunque ciertamente las hubieron, porque en esta época se produjo el mayor número de criaturas desaparecidas de toda la historia de nuestra sociedad moderna. La existencia de este tipo de vampirismo "sacamantecas", "saginers" "mantequeros", se produjo hasta bien entrado el siglo XX, aunque la auténtica verdad de lo ocurrido se esfumó entre el espeso humo del tenebroso mundo criminal de las tinieblas, que aún hoy permanece en el recuerdo de los más viejos del lugar y todavía forma parte de los misterios de Barcelona.

Wannabegafapasta dijo...

La hematodixia no existe; el parapsicólogo catalán que la dio a conocer, Ángel Gordon, y que dice poseer copias de documentos médicos que corroboran esa existencia, jamás los ha dado a conocer.

Salvador Sáinz dijo...

A mí me interesa el vampirismo como elemento fantástico o mitológico. En los aspectos médicos no creo demasiado. Pero hay fuentes de que hablan de eso y me hago eco de ello.

Doc Moriarty dijo...

La mala mujer

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...