miércoles, 4 de mayo de 2011

Nueva versión de un clásico

UN BEN-HUR CORRECTO
PERO SIN CARISMA

Ya he hablado de esta película en mi blog de cine español, pero este lunes recibí el DVD y por fin pude visionar dicha producción televisiva. ¡Ay que lejos de la versión clásica de 1959 que había despertado previamente una inusitada expectación y que llenaba las salas cada día sin que cupiera un alfiler! La nueva versión ha sido acogida con indiferencia. No es mala película, todo lo contrario, pero atreverse con rehacer dos clásicos como el mentado de 1959 y el mudo de 1925 que también es una joya es una tarea suicida.

Los actores no tienen carisma. No es que sean malos, no lo son. Son correctos. Los actores españoles cumplen con su cometido. Simón Andreu es un buen Simonides, Miguel Ángel Muñoz es el remero amigo de Judah. Ambos realizan un buen trabajo aunque es Lucía Jiménez quien brilla a mejor altura con el papel de Athenea, una esclava griega convertida en amante oficial del padre de Messala. El personaje más complejo de este telefilme correcto pero plano.
Sobresale la ambientación histórica que es muy detallada, la imagen muy bien lograda. Pero los personajes están dibujados muy superficialmente y los actores no tienen el carisma de las versiones anteriores. Cómo olvidar al gran Charlton Heston, actor de gran estampa perfectamente adecuado para superproducciones épicas. Y cómo olvidar al grande entre los grandes Hugh Griffith, siempre impagable, y su Caid Ilderim con su célebre frase: "un sólo Dios se entiende, pero una sola esposa... no es nada generoso". El pakistaní Art Malik es un buen Ilderim, pero no tiene la mirada maliciosa del original. Joseph Morgan es demasiado blando para el personaje de Ben-Hur, carece de la fuerza de Heston.
No desarrollan la trama del Ben-Hur zelote presente en la versión muda de 1925 y ausente en la de 1959. Las relaciones de los personajes son algo insólitas, no se comprende demasiado bien sus reacciones. ¿Ben-Hur y Messala eran gays?
Todo se centra en las ansias de venganza del Judah a causa de la injusticia que sufrió y de la inutilidad de sus acciones.
El personaje de Jesucristo que en anteriores versiones era sugerido, aquí es muy desdibujado. Se trata de un telefilme destinado a una vida discreta en las televisiones y a pasar sin pena ni gloria sin llamar demasiado la atención. Tal vez sus autores han creído que los clásicos son insuperables y se han contentado con una producción rutinaria para ganar sus buenos dólares y sobrevivir.
No es desagradable de ningún modo, todo lo contrario. La película se ve con agrado y simpatía. Pero sin duda alguna es un telefilme menor carente de pretensiones, sólo por eso ya se merecen un respeto.




No hay comentarios:

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...