sábado, 16 de julio de 2011

La visión polaca del antiguo Egipto

FARAÓN (1966)

Cuando se estrenó esta película de corte histórico o seudohistórico, los Ramsés XII y XIII jamás existieron, los críticos y los públicos de todo el mundo se quedaron perplejos. En la actualidad, Faraón es todo un clásico del género. En realidad los aspectos históricos no son datos fríos, no se pretende contarnos la vida de dos faraones que, como he dicho antes, no existieron, sino enseñarnos cómo era aquella época de la forma más realista posible.
Porque lo más curioso de este título es que a pesar de mostrarnos una época muy alejada en el tiempo es actual debido a que la historia se repite siempre de forma cíclica, no exacta, diferente en la forma pero idéntica en el contenido. La lucha del oprimido contra el opresor. La inutilidad de cambiar la realidad desde el poder, recordemos los casos de John F. Kennedy o Salvador Allende con trágico fin.

Krystyna Mikolajewska

Faraón sorprendió primero por la forma. Estábamos acostumbrados al Egipto Made in Hollywood, Tierra de Faraones, las diferentes Cleopatras, Sinuhé el Egipto. Títulos en los que se mostraba un Egipto carnavalesco con música de fanfarrias. No quiero decir que estas películas son malas, sino que son muy poco realistas. Todo es muy bonito, muy pintoresco, muy colorista. En cambio la versión polaca sobresale por su realismo, huyendo de actores envarados y rígidos que actúan con solemnidad, nos encontramos con rostros desconocidos en España. Fuera de su Polonia natal son desconocidos, la difícil frontera del idioma y el monopolio de Hollywood en el terreno de la distribución han impedido que sus películas hayan llegado a nuestras pantallas y que incluso tengan mala fama de cine aburrido, triste, críptico, más propio de cineclubs pedantes con espectadores barbudos y presentadores mitineros.
Basado en una novela de Alexander Glowacki (1847 - 1912), que firmaba como Boleslav Prus, un periodista y escritor polaco, uno de los principales representantes del positivismo polaco de segunda mitad del siglo XIX. Sus novelas más importantes son La muñeca (1890), Las emancipadas (1894) y Faraón (1897).
Está considerado junto a Henryk Sienkiewicz, Eliza Orzeszkowa y Stefan Żeromski, el más destacado escritor del positivismo polaco y uno de los más prestigiosos en su país. La influencia de Prus la observamos en no pocos escritores del siglo XX.

Barbara Brylska

Este texto interesó al director polaco Jerzy Kawalerowicz (Gwozdziec, 1922 - Varsovia, 2007) , uno de los más importantes del cine de su país, aunque su trabajo apenas superó los circuitos intelectuales europeos a partir de la década de los años sesenta. Tras formarse en la Academia de Bellas Artes de Cracovia, con 23 años decidió estudiar dirección cinematográfica, así que ingresó en el Instituto Cinematográfico que existía en dicha ciudad. Dio sus primeros pasos profesionales como ayudante de dirección de varios directores de los cincuenta, experiencia que le sirvió para acometer su primer trabajo, Gromada, en 1952, aunque fue en colaboración con Kazimierz Sumerski, tras haber recibido ya un premio al guión.
A partir de 1954 dirigió ya con cierta regularidad una serie de películas que apenas salieron más allá de su país, aunque Kawalerowicz fue uno de los directores que se vieron favorecidos en un primer momento -aunque luego condicionado- por la política cinematográfica diseñada por el secretario del partido comunista polaco Wladislaw Gomulka a lo largo de los años cincuenta y sesenta.
En los años sesenta, el Partido Comunista de Polonia (en los países comunistas el Estado era el principal productor ya que no existía la propiedad privada) se planteó rodar grandes superproducciones basados en joyas literarias polacas y ambientados en otros lugares y en otras épocas. El manuscrito encontrado en Zaragoza (1965) de Wojciech Has, basado en Jan Potocki, ambientado en la España napoleónica, Los Caballeros Teutónicos (1960) de Aleksander Ford, basado en Henryk Sienkiewicz (Qvo Vadis?) con escenarios de la Polonia medieval. Películas espectaculares que sobresalen del conjunto intimista. Citando a Henryk Sienkiewicz, Jerzy Kawalerowicz quiso rodar sin éxito Qvo Vadis? durante largo tiempo y si lo hizo en el 2001 estrenándose en el Vaticano en presencia del papa Juan Pablo II que elogió la película, con un nivel inferior al resto de la obra de su autor y que contradice su discurso habitual en apariencia.

Y subrayo que sí, en apariencia, Jerzy Kawalerowicz en Faraón rueda una película épica contra el poder de los religiosos y Qvo Vadis es todo lo contrario. Henryk Sienkiewicz y Boleslav Prus exponen discursos contra el poder establecido y contra la opresión a que es sometida el pueblo en diferentes épocas. El Egipto de los faraones y la Roma de los césares. Los primeros cristianos fueron una respuesta al poder pagano de los patricios romanos, conquistadores de todo el mundo conocido y que sojuzgo naciones enteras convirtiendo a millones de personas en esclavos para su enriquecimiento personal. En Egipto este poder, aparte del militar de la dinastía gobernante, estaban el de los sacerdotes egipcios que acaparaban los tesoros reales mientras la población padecía hambruna y que son capaces de desviar una marcha militar, provocando la muerte de un pobre esclavo, para no pisotear a dos escarabajos considerados animales sagrados.

Cada época, cada lugar ha tenido su guerra. Pueblos que un día fueron oprimidos se convierten en opresores y viceversa. Cada época es distinta pero permanece el mismo esquema, una minoría opresora, aristocrática, que vive por encima de toda moral y una mayoría que vive en la indigencia y también en la ignorancia por carecer de acceso a la información.
En Faraón sorprendió su contenido además de su estética realista. Asimismo su erotismo o mejor dicho la ligereza del vestuario femenino de las amantes del príncipe aspirante a faraón. Fue cortada en su estreno la orgía del príncipe en palacio con las cortesanas mostrando su pecho natural, sin operaciones ni silicona, ni dobles de cuerpo como ocurre en el cine actual.
Un espectáculo entonces innovador pero que en la actualidad se ha convertido en un clásico del género, un clásico indiscutible, en una obra maestra y una de las mejores películas históricas de todos los tiempos.
Título original: Faraon. Título en castellano: Faraón. Año: 1966.Nacionalidad: Polonia.Duración: 184 minutos.Director: Jerzy Kawalerowicz. Guión: Jerzy Kawalerowicz y Tadeusz Konwicki, basado en la novela del mismo título de Boleslav Prus. Música: Adam Walacinski.Fotografía: Jerzy Woljcik.Montaje: Wieslawa Otocka.Dirección artística: Jerzy Skrzepinski.Vestuario: Maria Czekalska, Andrzej Majewski.Productor: Ludwig Hager. Productora: Kadr Film. Género: Drama Histórico
Reparto: Jerzy Zelnik (Ramsés XIII), Andrzej Girtler (Ramsés XII), Wiesława Mazurkiewicz (Nikotris), Piotr Pawłowski (Herhor), Krystyna Mikolajewska (Sarah), Leszek Herdegen (Pentuer), Emir Buczacki (Tutmosis), Barbara Brylska (Kama), Stanislaw Milski (Mefres).

Barbara Brylska

No hay comentarios:

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...