lunes, 25 de octubre de 2010

"We love hobbits"

NUEVA ZELANDA EN PIE DE GUERRA


Miles de personas se manifestaron este lunes en Nueva Zelanda para convencer al cineasta Peter Jackson y a la productora Warner Bros de que no se lleven el rodaje de El Hobbit a otro país tras la polémica con un sindicato de actores, informó la prensa local.
"Aquí es donde nació la Tierra Media y aquí es donde debería quedarse", dijo el productor y director Peter Jackson a través de un comunicado que fue leído en Wellington y en Auckland, Christchurch, Hamilton, Queenstown y Matamata, todas ellas localidades donde estaba previsto parte del rodaje.
Jackson, que asumirá la dirección de El Hobbit, indicó que la retirada de la producción será devastadora para la industria del cine en Nueva Zelanda, un negocio que mueve 2.300 millones de dólares al año (unos 1.600 millones de euros).

En la capital neozelandesa, entre dos y tres mil personas portaron pancartas con mensajes como "We love hobbits" ("Amamos los hobbits") y de apoyo a su compatriota Jackson, mientras que manifestaciones menos numerosas se repitieron en otras ciudades del país.
Las protestas fueron convocadas para coincidir con la llegada de tres ejecutivos de la productora Warner Bros, quienes negociarán con el Ejecutivo neozelandés en un último intento por mantener el rodaje en Nueva Zelanda. Warner Bros ha advertido que ya está buscando localizaciones alternativas en Escocia o Canadá para el rodaje de las dos películas de "El Hobbit", con una inversión de 500 millones de dólares (unos 355 millones de euros).
A su llegada, los ejecutivos de la productora tienen previsto reunirse con el director Peter Jackson y mañana con el primer ministro neozelandés, John Key, que se ha comprometido a introducir cambios en la legislación laboral para retener el rodaje de la precuela de El Señor de los Anillos.

La polémica se produjo cuando el sindicato de actores NZ Equity, filial neozelandesa de un sindicato australiano, pidió un boicot internacional al rodaje de El Hobbit cuando negociaban unas condiciones laborales mínimas con Warner Bros. Jackson se negó porque consideró que sentaría un precedente "inaceptable" en la industria del cine.

Los actores de NZ Equity no querían ser tratados como autónomos o contratados locales, sino como empleados de la productora, lo que les otorgaría mejores condiciones de trabajo.
Para salvar la producción, el primer ministro neozelandés indicó que está dispuesto a modificar las leyes para aclarar que los actores neozelandeses están vinculados a contratistas independientes y no a Warner Bros.
El Consejo de Sindicatos de Nueva Zelanda aseguró que no se producirá ningún tipo de interferencia con El Hobbit, mientras que NZ Equity confirmó que no actuará en contra de la producción. "Sinceramente espero que Warners acepte nuestro compromiso", indicó en un comunicado Helen Kelly, presidenta del Consejo de Sindicatos neozelandés.

El Hobbit contará con la participación del actor británico Martin Freeman, que interpretará al protagonista, Bilbo Baggins, y de Richard Armitage, que encarnará al personaje de Thorin Oakenshield. Nueva Zelanda fue también el escenario de la trilogía de El Señor de los Anillos, dirigida por Jackson y ganadora de 17 Oscar de Hollywood.

No hay comentarios:

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...