viernes, 1 de abril de 2011

La Edad Media polaca

LOS CABALLEROS TEUTÓNICOS (1960)

Los caballeros teutónicos es una de esas raras películas polacas que llegaron a proyectarse en nuestras carteleras en aquellos años oscurantistas. El régimen de Franco no simpatizaba con los países del Este aunque a decir verdad el sistema político de los mismos dejaba mucho que desear por tratarse de otra dictadura aunque de signo contrario.
En realidad los países del Este (llamados así los países europeos que cayeron en la órbita comunista) no rodaban películas que pudieran molestar a nuestros censores franquistas, fue la censura económica quien impidió que fueran llegando a nuestras pantallas. Un cine producido por el estado cuya censura no tenía nada que envidiar a la nuestra .

El cine polaco, checoeslovaco y húngaro se distinguían por un ritmo cinematográfico distinto. Eran consideradas películas lentas en nuestro país más acostumbrado al dinamismo hollywoodense. Por otra parte los cineastas de estos países prefieren que entre lo que se representa en la pantalla y el público haya una cierta distancia. Es decir, en los países más occidentales hay una dramatización de los hechos, los personajes ríen, lloran y buscan que el público se identifique con ellos. No ocurre lo mismo en los países del Este donde se pretendía que los espectadores observaran desde la distancia la acción y que no se involucraran en ella sino que la analizaran con perspectiva. Por eso, el cine del Este fue acusado de frío y ese sambenito lo arrastró durante décadas cuando sabemos que dichas culturas no tienen nada de gélidas y son tan cálidas como las nuestras mediterráneas.

Como es de prever la película puede tener doble lectura. Un relato épico en primer término basado en una novela del escritor católico Henryk Sienkiewicz, autor de Quo Vadis? sobre la Batalla de Grunwald (llamada también Batalla de Zalgiris por los lituanos o Batalla de Tannenberg por los alemanes) que tuvo lugar el 15 de julio de 1410. El Reino de Polonia, el Gran Ducado de Lituania y sus aliados se enfrentaron a los Caballeros Teutónicos. Fue la batalla decisiva de la Guerra que tuvo lugar entre 1409 y 1411 entre polacos, lituanos y caballeros teutónicos, terminando con la derrota de estos últimos. El Estado Monacal de los Caballeros Teutónicos fue vencido en la batalla y la Orden nunca recuperó su influencia anterior. La batalla es uno de los acontecimientos más importantes de la historia de Polonia y se considera una de las grandes batallas de la época medieval con unos 12.000 victimas.
Una segunda lectura en clave política nos podría recordar que los caballeros teutónicos, esos caballeros despóticos que se pretendían virtuosos, pero eran los opresores de Polonia en realidad representan al Partido Comunista y a la Unión Soviética. Si bien en la izquierda española éstos tenían un gran prestigio, frente a la dictadura de Franco, en realidad la imagen que los polacos tenían de los mismos no difería nada de la que nosotros tuvimos con nuestro caudillo. Unos opresores que se pretendían seres virtuosos, de la Orden de la Virgen María (?) y practicaban la castidad.
Como obra cinematográfica es impecable. Un estilo narrativo muy polaco, es decir que los personajes son vistos con distancia. Algún fallo técnico, esos banquetes en los castillos plenamente iluminados aunque no sabemos de dónde procedía tanta luz. Pero da una imagen muy certera de la Edad Media en Polonia, esas costumbres que se convierten en ley. La dama que cubre con su pañuelo la cabeza del joven que van a decapitar, le salva de la muerte pero se deberán casar de inmediato.
O esa secuencia de la princesa entrando en un mesón precedido por juglares que la siguen tocando sus instrumentos o esos bufones impertinentes que siempre dan la lata a sus amos con sus inoportunas muecas.
La batalla final, el realizador nos cuenta con exactitud cómo los bandos opuestos preparan la batalla con un perfecto montaje paralelo de ambos caudillos. Visualmente impresionante, Los caballeros teutónicos es película de visión imprescindible.

Aleksander Ford (24 de noviembre de 1908, Kiev, Ucrania – 4 de Abril de 1980, Naples, Florida, Estados Unidos)
Director de cine polaco. Debutó en el cine como actor con apenas veintiún años. Pronto se dedicó casi en exclusiva a la dirección realizando algunos documentales antes de la Segunda Guerra Mundial, durante la cual trabajó como cámara de noticieros cinematográficos y reportero de prensa en el frente ruso. Al acabar la guerra regresó a Polonia, donde fue nombrado director de Film Polski.

Tras dos años al frente de este organismo oficial, reinició su carrera como director con Ulica Graniczna (1948). En ella cuenta la historia del ghetto de Varsovia, desde su creación por parte de los nazis, tras la invasión de Polonia, hasta la revuelta de 1943 a la que se pone fin con un gran derramamiento de sangre. Obtuvo el León de Oro del Festival de Venecia de 1948.

Ford es el más grande cineasta polaco de los formados antes de la guerra y uno de los más interesantes de los anteriores a la eclosión a finales de los años cincuenta de nuevos cineastas como Polansky, Kawalerowicz o Wajda. Su película Piatka z ulicky Barskiej (1954) obtuvo el premio Especial del Jurado en el Festival de Cannes. Durante los años sesenta consolidó su posición de privilegio dentro de la industria polaca, una de las más desarrolladas de la época en los países del bloque comunista. Entre sus últimas películas destaca El mártir (1975), producción germano-israelí en la que vuelve a la época que mejor conoce para contar la historia de Janusz Korczack, director del orfanato del ghetto de Varsovia.

En 1968, Aleksander Ford cayó en desgracia. el Partido Comunista polaco le puso en las listas negras por persona desviacionista y poco grata teniendo que huir al extranjero, acabó por suicidarse en un hotel de Florida. Se ha escrito mucho sobre la Caza de Brujas del senador MacCarthy en los Estados Unidos pero muy poco por la realizada por los comunistas en sus respectivos países. Pero el paso del tiempo coloca a cada cual a su sitio.


TÍTULO ORIGINAL Krzyzacy AÑO 1960 DURACIÓN 166 min. PAÍS Polonia DIRECTOR Aleksander Ford GUIÓN Aleksander Ford, Leon Kruczkowski, Jerzy Stefan Stawinski (Novela: Henryk Sienkiewicz) MÚSICA Kazimierz Serocki FOTOGRAFÍA Mieczyslaw Jahoda REPARTO Urszula Modrzynska, Grazyna Staniszewska, Andrzej Szalawski, Henryk Borowski, Aleksander Fogiel, Mieczyslaw Kalenik, Emil Karewicz, Tadeusz Kosudarski, Lucyna Winnicka, Tadeusz Bialoszczynski, Mieczyslaw Voit, Janusz Strachocki, Stanislaw Jasiukiewicz, Leon Niemczyk, Zbigniew Skowronski PRODUCTORA Zespol Filmowy GÉNERO Aventuras. Bélico. Drama Histórico. Siglo XV
SINOPSIS En la Polonia medieval, los Caballeros Teutónicos cometen todo tipo de tropelías e infamias amparándose en la Santa Cruz, hasta que el Rey apoyado por su pueblo, les declara la guerra.

No hay comentarios:

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...