Ir al contenido principal

Una de John Wayne

EL DORADO (1967)
En 1967 los cinéfilos acogimos con júbilo el estreno de El Dorado con John Wayne y Robert Mitchum, dos veteranos con gran solera, entonces considerados actores del ayer y que en el caso del primero se le despreciaba sobretodo por su ideología política.
En los sesenta había irrumpido el western spaghetti que en la actualidad es considerado de culto pero que en aquel tiempo era muy odiado por toda la cinefilia que ,lo consideraba cine ínfimo.
El spaghetti tenía tan poca estima por varios motivos, era deficiente técnicamente, incluso caía en el ridículo, infestó las carteleras durante muchos años, y era extremadamente violento. Sergio Leone en realidad calcó sus películas del cine japonés con un tempo distinto y una realidad distinta.
Su influencia llegó al propio cine hollywoodense como es el caso de Cometieron dos errores de Ted Post con Clint Eastwood recién llegado de Almería.
Así que al llegar El Dorado con todo el aroma del viejo y clásico western, ausente en nuestras pantallas durante la oleada spaghetti, se nos abrieron las puertas del cine. Yo la ví en un cine de Bilbao y menudo alegrón me dio su visionado en aquel tiempo. La disfruté a placer.

Comentarios sobre El Dorado en Diario de Cine 

La chica joven de El Dorado, nada que ve con Harry Carey padre e hijo, se llama Michele Carey y su vida en la gran pantallafue efímera, su marido la apartó de los platós tan pronto pisó el altar nupcial.
La vimos muy poco en cine, recuerdo Duelo de pillos (1970) de Burt Kennedy, un mediocre título, en la que Michele hacía de india minifaldera (?) junto a Frank Sinatra.
Duelo de pillos iba a ser la última película de Frank Sinatra que anunció su retirada del mundo del espectáculo, pero una vez jubilado al
crooner le entró el mono de los escenarios y regresó años después a las actuaciones especiales.
Frank Sinatra y Michele Carey en Duelo de pillos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La detective V. I. Warshawski

DETECTIVE CON MEDIAS DE SEDA (1991) Victoria Iphigenia "Vic" "V. I." Warshawski es un personaje de ficción en una serie de novelas detectivescas e historias cortas escritas por Sara Paretsky. Las novelas transcurren en Chicago, están escritas en primera persona y la describen como una mujer independiente. En 1991 fue llevada al cine con la gran Kathleen Turner pero la crítica la machacó en base de la edad madura de la actriz que entonces contaba sólo con 37 años. Si algún defecto tiene esta película es la mediocridad del equipo creativo y de su realizador, muy rutinario, pero la actriz está espléndida. Respecto a la edad pues aún estaba joven y lozana, al menos para mi gusto. Como escribía don Miguel de Cervantes Saavedra, al que le negaron el talento " porque era viejo ": " nadie puede detener el transcurso del tiempo ". Yo consideré y considero que esa argumentación es de pésimo gusto e improcedente. Leer más:

Enriqueta Martí

ENRIQUETA MARTI Se llama Hematodixia a los vampiros reales, los que están vivos y no pertenecen a las antiguas leyendas. Son gentes que en apariencia es muy normal pero que necesitan sangre para poder vivir (la palabra hemato proviene del latín y quiere decir sangre). En tratad os de vampirismo se les llama así, pero en realidad esconde una anemia perniciosa, falta de Vitamina B12 que es debido a carencias en la sangre y por ello los glóbulos rojos no maduran correctamente. A medida que la enfermedad progresa se producen cambios en la columna vertebral, con gran debilidad, entumecimiento de las piernas, dificultad para respirar, diarreas, vómitos, pérdida de peso, palidez en las mejillas y otros síntomas parecidos a los no muertos de las antiguas leyendas. Fue a partir de 1926 que se descubrió el remedio a esta enfermedad con el suministro de la vitamina B12 y ácidos fólicos, muy concentrados, y que se encuentran en el hígado de algunos animales. Pero hasta que no fue d

El film escándalo

A SERBIAN FILM A Serbian Film pertenece a esa clase de películas que nunca iré a verlas porque no me interesan en absoluto. Sin embargo lo cortés no quita lo valiente y todo el zipizape judicial está fuera de lugar, la censura es inadmisible en un estado democrático sobretodo cuando se amenaza de procesar al equipo directivo del Festival de Sitges por haberla programado. Todo este escándalo en realidad ha supuesto una importante publicidad para una película que a priori carece de interés. El escándalo vende, atrae al público ávido de morbo. En mi caso, como de lo que estoy ávido es de ver buen cine pues dedico mi tiempo a otras producciones que tengan más valores que ésta.