lunes, 23 de enero de 2012

Una película insólita

QUEEN FROM OUTER SPACE (1958)

He visto fragmentos de esta insólita película y digo fragmentos porque tuve que acelerar el mando del DVD para que acabara lo antes posible. Jo, menudo engendro.
Al principio aparecen unos astronautas que llevan los mismos uniformes de Planeta prohibido, era tradición en aquel tiempo (hablo del año 1958) reutilizar material de una película en otras. Ya se sabe que al quemarse Atlanta en Lo que el viento se llevó se quemaron los decorados de King Kong para terminar de amortizarlos y dejar sitio a los auténticos  de la célebre y mítica película melodramática por todos conocida.
En el peplum italiano y español de los sesenta era muy habitual y no digamos de los famosos westerns spaghetti rodados en Almería, Colmenar Viejo y Esplugas de Llobregat que siempre eran los mismos.
Pero a lo que íbamos. esos astronautas viajan al espacio para viajar a Venus en donde se encuentras además de unos decorados horteras y absurdos unas chicas minifalderas que ¡oh, milagro! hablan inglés.
En aquella época las minifaldas aparecían en los peplums italianos llevadas tanto por hombres como por mujeres, por cierto mucho más atractivos y atractivas, que las mozas de ese engendro.
Mary Quant no la había inventado por lo que las mujeres no la solían llevar por la calle bajo pena de ser tratadas de furcias.
No más bajar se encuentran con las mozas que hablan todas inglés, como iba diciendo, ¿dónde diablos lo habrán aprendido? ¿porqué no ruso o malayo? La reina de este planeta ya que al parecer no hay naciones, ni pueblos, ni ciudades, es una tía histérica que lleva el rostro desfigurado y como ningún hombre le echa un buen polvo odia al género masculino y lanza rayos para destruir estaciones espaciales, naves y entre sus siniestros planes planea destruir la tierra. Las demás mujeres la siguen de forma bobalicona  pero como los astronautas son atractivos e imagino que tendrán un buen rabo se rebelarán contra la déspota y acabarán todas ligadas.
El director de esa cosa se llama Edward Bernds, autor de las gracias de The Three Stoges. Detrás está la Warner (?) y entre los autores de ese argumento aparece nada más y nada menos que Ben Hecht, autor del guión de Primera Plana. Abbott y Costello rodaron previamente un film similar Abbott y Costello go to Mars, en la que los despistados astronautas viajan a Marte y aterrizan (o avenunizan) en Venus. Claro que al tratarse de una payasada el desatino tiene su lógica, pero hacerlo pasar como un film serio es ya un auténtico disparate. Imagino que habrá gente que encima nos dirá que eso es una obra maestra y los demás somos todos tontos.

No hay comentarios:

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...