lunes, 1 de noviembre de 2010

El retorno de un clásico

CHITTY CHITTY BANG BANG
REGRESA EN BLU-RAY


Ha llegado noviembre y ya han anunciado varios clásicos en el nuevo formato Blu-ray. Recordemos que en España se editó en VHS y en DVD en penosas condiciones, quitándoles el formato panorámico, pero actualmente se ha reeditado en versión restaurada con varios extras como entrevistas a Dick Van Dyke, documentales y recuerdos de los hermanos Sherman, sus compositores.
Chitty Chitty Bang Bang (1968) fue un descanso de la productora de James Bond utilizando su equipo, con artistas procedentes de Walt Disney, para llevar a la pantalla ese cuento de Ian Fleming, creador de las aventuras literarias del agente 007. En cierto modo quisieron aprovechar el éxito de Mary Poppins cuatro años antes.
Aunque en su día no tuvo un éxito espectacular, perdiendo dinero, por lo que fue considerado un fiasco, en reestrenos, pases televisivos y ediciones en diversos formatos de vídeo recuperaron con creces lo invertido convirtiéndose en una especie de éxito a largo plazo.
DickVan Dyke protagoniza de nuevo ese musical, tras el éxito en el mencionado film de la Disney, y fue la mayor baza de la producción rodada en Reino Unido, Alemania y Francia, en las playas de Saint Tropez que habían vivido las aventuras del gendarme Louis de Funes años antes.
En el reparto nos encontramos diversas caras conocidas como Lionel Jeffries que hace de padre de Van Dyke aunque era más joven que él. Recientemente fallecido, lo vimos también como rey Pellionor en Camelot de Joshua Logan. Benny Hill era desconocido entonces pero años después arrasó en la televisión con su show que muchos consideraron machista. Robert Hermann, aquí en un papel terrorífico, fue un famoso bailarín que había triunfado en Las zapatillas rojas (1948) de Michael Powell y en 55 días en Pekín (1963).
Gert Fröbe estaba en la cresta de la ola por su villano en James Bond contra Goldfinger (1964), pero su carrera era gloriosa en El cebo (1958), Los crímenes del doctor Mabuse (1958), Aquellos chalados en sus locos cacharros (1965) ¿Arde París? (1966). No nos olvidemos de James Robertson Justice, artífice de la serie El doctor británica. Unas comedias de humor británico que entonces estaban en boga y en la actualidad han caído en el olvido.
Para el papel femenino los productores querían a Julie Andrews, para repetir la pareja de Mary Poppins, pero la cantante británica se negó siendo Sally Ann Hoes quién interpretó el papel de Truly Scrumptius. En la novela, muy distinta a la película, ese personaje era la esposa del inventor Caractacus Pott, el papel de Dick Van Dyke.
Caractacus era el nombre de un famoso caudillo británico en la época del emperador Claudio y que aparece encadenado en la serie tan célebre Yo Claudio de la TV británica.
La película tardó en triunfar tal vez por un error. Sigue una línea hasta que Pott inventa un coche fabuloso, llevando a sus hijos a la playa. Entonces les narra a éstos un cuento que es escenificado con aventuras fantásticas en la que la susodicha familia interviene produciendo confusión en los espectadores. Los efectos especiales del coche volador no eran demasiado afortunados por notarse las transparencias. Además su metraje es excesivo, cortando la película en dos. Eso explica que en los cines españoles, con varias canciones cortadas, repitan dos veces la secuencia en que la familia cae con el coche por el alcantilado que los distribuidores no subsanaron dando mala imagen a esta costosa producción.
Pasaron varios años para que por fin Chitty Chitty Bang Bang, con la aureola de clásico, se hiciera con su lugar en la historia del cine. Actualmente es un título que se repone una y otra vez, se llevó a los escenarios de Broadway y Londres, se habla de un posible remake cinematográfico. En los diversos formatos de video se ha convertido en un título muy buscado que algunos ven multitud de veces hasta aprenderse de memoria la película.
Resulta raro, pero es el tiempo uno de los mejores críticos cinematográficos que hunden a los falsos prestigios y ensalzan aquellos títulos en su día poco comprendidos pero que con el paso de los años ven aumentada su valía.


Dick Van Dyke, Sally Ann Howes, Heather Ripley y Adrian Hall
en la película de 1968 (arriba) y actualmente (abajo)

La aventura que es narrada por Pott a sus hijos nada tiene que ve con el cuento de Ian Fleming, es como si quisieran crear un sucedáneo infantil a las películas de 007 mostrando a un malvado barón que odia a los niños, a los que persigue con saña y les obliga a vivir en una cueva siniestra, mientras se dedica a coleccionar juguetes mostrando un comportamiento infantiloide. El famoso castillo de Neuschwanstein fue el decorado elegido para escenificar la corte de tan ruin personaje. Los interiores se rodaron en Pinewood, naturalmente.


Castillo de Neuschwanstein
donde se rodó parte del film

No hay comentarios:

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...