lunes, 7 de mayo de 2012

Nerón en Diario de Cine

EL SIGNO DE LA CRUZ (1932)

Cecil B. DeMille fue un perfecto hacedor de espectáculos. Eso es ya un tópico bien sabido por los cinéfilos de todo el mundo excepto por aquellos que piden peras al olmo y buscan determinados mensajes políticos.
El signo de la cruz no es un film histórico riguroso, ni una lección de historia, es un espectáculo, una fantasía. Visto como tal es una sucesión de secuencias geniales. Ese Nerón megalómano encarnado por Charles Laughton es magistral. No tan teatral como el de Peter Ustinov, pero efectivo. Fue un tirano cuya imagen ha sido exagerada, pero su imperio fue catastrófico.
A su lado tenemos a Popea bañándose desnuda ante sus esclavas con leche de burra. Otra genialidad. Y como colofón esos espectáculos frikkies del circo. Una película para disfrutar.

No hay comentarios:

Contacto

Mail
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...